La comunicación de masas y la opinión pública en la Sociedad Red
Consideraciones teóricas
¿Twitter revolución en Irán?

Una aproximación hermenéutica a la Twitter Revolución iraní

Comunicación publicada en el IV Congreso de Educación para el Desarrollo

 

El alcance de la opinión pública siempre se ha restringido por barreras comunicativas que han ido cambiando a lo largo del siglo XX. La idea de una opinión pública realmente global no tiene precedentes históricos, pero no es aventurado suponer que las TCI la posibilitan a corto o medio plazo. Esta comunicación realizará una revisión a las diferentes teorías posmodernas del concepto de legitimidad del conocimiento y su relación con la teoría de los medios de auto-comunicación de masas propuestos por Castells. En un momento en el que la comunicación cada vez es más global, la escuela hermenéutica nos recuerda que el proceso de apropiación es también local. Una aproximación al caso de la Twitter Revolución iraní nos permitirá valorar este hecho a partir del análisis de la recepción y contextualización de los mensajes comunicativos en la Sociedad Red.

¿Existe una concepción unívoca y unitaria del mundo, de la realidad? ¿Sobre qué puntos de vista se asienta dicha concepción? ¿Quién o qué estipula que son justas y verdaderas? ¿Cómo se vehiculan estas visiones? ¿En qué medida la emergencia de los nuevos medios digitales ayudan a cambiar estos procesos? ¿Qué capacidad de acción tenemos como sujetos sociales de derecho? Autores como Lyotard o Vattimo teorizan sobre estas cuestiones a partir de la condición postmoderna.

La condición posmoderna designa “el estado de la cultura después de las transformaciones que han afectado a las reglas de juego de la ciencia, de la literatura y de las artes a partir del siglo XIX. Aquí se situarán esas transformaciones con relación a la crisis de los relatos 1“. Lyotard postula el fin de la legitimidad de grandes relatos impuestos hasta el momento en la civilización occidental (el cristiano, el iluminista, el marxista y el capitalista). Han perdido su valor absoluto y carecen de sentido, ya que a pesar de estar fundamentados en los discursos de verdad y de justicia, los metarrelatos son, en realidad, centros legitimadores: del libre mercado, de la dictadura del proletariado, de la razón… En su lugar, surgen multitud de pequeños relatos; “relatos adyacentes, paralelos e incluso antagónicos2”. La causa está en que la verdad, el conocimiento, se ha transformado de manera radical y destructiva. El ‘saber’ ya no está ligado grandes ideales sino que se fundamenta en el sistema productivo, porque ha asumido sus criterios de rentabilidad y eficacia. En este nueva etapa del capitalismo, impulsada por innovaciones tecnológicas generadas por el desarrollo del conocimiento científico (las TIC), Lyotard preconiza la debilidad de los Estados – Naciones. El Estado – Nación haperdido autonomía y soberanía(en el sentido westfaliano clásico) debido al desplazamiento de poder (pérdida de competencias) hacia pautas interregionales o transnacionales. En este contexto, las TIC – en tanto que transmisoras de conocimiento –  limitan su capacidad a la vez que obligan a reconsiderar sus relaciones con la sociedad civil. Lyotard vislumbra entonces lo que será un problema de legitimación, en relación al binomio  conocimiento – poder. Actualmente, el estatuto del saber científico, el poder y el saber se funden: “La cuestión del saber en la edad de la informática es más que nunca la cuestión del gobierno3. Advierte, por tanto, la pujante lucha de los Estados – Naciones por (el poder de la información.).

La corriente postmoderna de Vattimo añade un enfoque positivo al fin del metarrelato como centro legitimador, final posibilitado por los mass media. Sin embargo, en contra de la idea de que producen una homologación general de la sociedad (cuyo devenir natural según algunos autores son los totalitarismos y las dictaduras), los medios de comunicación han fomentado la explosión y multiplicación generalizada de visiones del mundo (Weltanschuungen). Se trata de una pluralización de puntos de vista. En vez de fomentar una sociedad más transparente, ese “ambiente caótico” es lo que puede traernos “esperanzas de emancipación”. Por lo tanto, la intensificación de la comunicación en las TIC rompe con el modelo histórico lineal y unitario, implicando una liberación de “racionalidades” locales. Las más diversas “minorías”, antes suprimidas por el centro en la historia de la modernidad, toman hoy la palabra y afirman su autonomía Sartori también habla del localismo que fomenta la nueva cultura audiovisual. Sin embargo, lo realiza bajo un sesgo negativo al señalar que la televisión fragmenta, mostrando recortes del mundo que impiden una comprensión integral de éste.

De la descomposición de los grandes relatos y la disolución del lazo social nace entonces una nueva forma de organización social que entronca con la naturaleza de la Sociedad Red, en la que cada persona se sitúa sobre “nudos de circuitos de comunicación (…)”, y en donde “nunca se está desprovisto de poder sobre esos mensajes que le atraviesan al situarlo4”.

Castells sostiene que el poder se decide cada vez más en un espacio de comunicación multimodal y que el poder es el poder de la comunicación5. Los medios de comunicación de masas son decisivos en la formación de la opinión pública,  y condicionan la decisión política. Sin embargo, la comunicación de masas se está transformando por la difusión de Internet y la Web 2.0, como nuevos medios de comunicación social. Estas tecnologías han permitido el desarrollo de sistemas horizontales de comunicación, a través de los que la sociedad ha construido su propio sistema de comunicación, generando el paradigma de la autocomunicación de masa.  En la Sociedad Red, los actores sociales tienen más capacidad de actuación, de comunicación, de incidencia política, debido a la estructura reticular en la que los nodos aumentan su importancia al marcar los flujos de comunicación y a la capacidad de incidir sobre sus objetivos.

Sin embargo, en un momento en el que la comunicación cada vez es más global, la escuela hermenéutica nos recuerda que el proceso de apropiación es también local. Partimos de nuestros prejuicios y valoraciones al darle significado a un mensaje. Para Gadamer, la actividad interpretativa de entender es una condición necesaria para la emergencia de la verdad. Y en este proceso, la figura de la persona espectadora-lectora-usuaria, pasa a ocupar el lugar central de la reflexión teórica. Según Gadamer, conocer, interpretar, emitir un juicio crítico ante una obra es siempre actualizar prejuicios que habíamos establecido o construido previamente en nuestra práctica anterior. En este sentido, nuestros juicios de valor ante una producción cultural de cualquier orden son siempre resultado de nuestra posición y trayectoria educativa, intelectual, cultural y personal.

 

Recepción y contextualización de los mensajes comunicativos: el caso de la “Twitter Revolución verde” en Irán

 

En junio de 2009 el presidente Mahmud Ahmadineyad logró un nuevo mandato. Los opositores denunciaron el fraude, surgieron las protestas en las calles y la represión. La sociedad civil, especialmente la juventud, lideró las movilizaciones en contra del pucherazo. Los medios de comunicación escrita y audiovisual fueron secuestrados y perseguidos, pero las noticias llegaban a la comunidad internacional en forma de vídeos de Youtube, post y twitteos. Internet se convirtió en el principal escenario comunicativo de organización y reivindicación a ojos de Occidente. Poco se tardó en ensalzar a Twitter como la principal herramienta para la movilización, denominada ya la “Twitter Revolución verde”. Sin embargo, meses después EE.UU. reconoció que había intervenido en el proceso enviando mensajes falsos a través de la plataforma. Incluso los propios internautas iraníes denunciaron que la Twitter Revolución no fue tal, sino que se habían valido de otras redes y medios.

Con la teoría hermenéutica propuesta por Gadamer valoramos este hecho desde la perspectiva de la recepción y contextualización de los mensajes comunicativos. La comunicación es más global, pero la escuela hermenéutica nos recuerda que el proceso de apropiación es todavía más local. Partimos de nuestras consideraciones parciales al darle significado a un mensaje. Así sucedió en aquellos días en los que Occidente se dejó deslumbrar por una Twitter  Revolución que nunca existió.

 

La sociedad se mueve: los actores del cambio social

 

La juventud iraní ha entrado en escena (2/3 tercios de la población tiene menos de 30 años), busca empleo y reivindica. No obstante, si una virtud ha tenido la revolución islámica fue la ocupación del espacio público por parte de la juventud, incluido el ciberespacio. Internet ha abierto un nuevo espacio virtual para la libertad de expresión en un país tildado por Reporteros sin Fronteras de “una de las cinco mayores cárceles del mundo para los periodistas6”. En 2011, la cifra de cibernautas alcanzaba los 42 millones (el 53% de su población, un 75% entre 21 y 32 años)7, lo que convirtió a Irán en el primero de los países de Oriente Medio y Asia Central respecto al uso de la Red.

Como afirma Javier Martín, director de la oficina de la Agencia EFE en Teherán, “la percepción de que la Red podía convertirse en un elemento de cambio proyectó un rayo de esperanza y abrió una pequeña brecha. A través de la Red, los jóvenes accedieron a un mundo desconocido, del que apenas habían escuchado hablar y que no existía en los medios tradicionales. Aprendieron nuevos caminos de comunicación y descubrieron atajos efectivos de movilización que les permitían regatear los tradicionales métodos de censura y represión de las autoridades8”.

La blogosfera desempeñó un papel crucial. Desde que en noviembre de 2001 el periodista reformista Husein Derakhshum abriera la bitácora “Cómo crear un blog en persa”, más de 700.000 de sus compatriotas han seguido su ejemplo, tanto en persa como en otras lenguas y, en especial, en inglés. Nasrin Alavi, autora del libro ‘We are Iran’ (2006) sostiene que “los blogs han crecido tan deprisa porque cubren las necesidades que ya no son satisfechas por los medios impresos: proporcionan un espacio seguro donde escribir libremente”.

Sin embargo, desde la llegada de Ahmadineyad al poder, la censura se recrudeció. En noviembre de 2008, el poder judicial ordenó el bloqueo de más de cinco millones de sitios web, entre ellos páginas mundialmente conocidas como Facebook, Orkut o Youtube. Los medios de comunicación occidentales subrayaron el rol esencial de Internet, en especial de Twitter, como herramienta de comunicación del movimiento de oposición durante las elecciones de 2009. Rápidamente saltaron las campañas de apoyo internacional en la red9, e #iranelection se convirtió en el hashtag de referencia para el aparente seguimiento de la actualidad. Sin embargo, meses más tarde, vieron la luz informaciones que restaban importancia a la famosa “Revolución Twitter Iraní”. Mehdi Yahyanejad, el director de “Balatarin” uno de los sitios web más populares de Internet en farsi, informó al Washington Post que el impacto de Twitter en Irán fue nulo. “Aquí (en los Estados Unidos), hay un montón de rumores. Pero al mirar bien, se ve que en su mayor parte son norteamericanos twitteando entre ellos10”. Al parecer, sólo el 2% de los iraníes podían utilizar esa red social. El indicativo más claro que se alega para valorarlo era el idioma: la comunicación a través de esta red hubiera sido fundamentalmente en farsi y no en inglés.

 

La Twitter Revolución Verde desde una perspectiva hermenéutica

 

Ha sido el primer ejemplo en Oriente Medio de cómo Internet configura un nuevo panorama comunicativo global, con la ciudadanía como principal sujeto. La escuela hermenéutica señala que no debemos olvidar que el proceso de apropiación es cada vez más local y contextual. El fenómeno iraní nos sirve para tener presentes algunas de las cuestiones que Gadamer sostenía sobre la importancia de la actividad interpretativa. Al valorar la Twitter Revolución, se cayó en el mero análisis cuantitativo de los mensajes que llegaban, olvidando tanto el contexto desde el que se emitían (fundamental cuestionarse el idioma en el que se recibían, así como su procedencia), como en el que los recibíamos. Recibimos los mensajes desde nuestra concepción previa de la situación socio-política iraní. Sin embargo, meses más tarde, surgió la noticia de que Estados Unidos desempeñó un papel clave al fabricar falsos mensajes de iraníes divulgados a través de Twitter. Como partes integrantes del juego comunicativo, concedimos valor a los mensajes y les dimos un significado propio a partir de la realidad socio-cultural que conforma nuestros juicios de valor. Se actuó de una manera hermenéutica básica e inconsciente. Amoldamos la verdad que subyacía en el mensaje a lo que  se deseaba como realidad. En el contexto iraní los mismos mensajes no tuvieron similar interpretación ni su consiguiente relevancia. Factores como el idioma de las informaciones o las dificultades de acceso a la red social (en aquel momento no existía Twitter en farsi) revelaron que la revolución no se estaba organizado en esta red, sino más bien en los blogs, a través de correos electrónicos y mensajes de texto. La periodista Golnaz Esfandiari aseguró en su artículo ‘The Twitter Devolution11 que un gran número de activistas de la oposición confesaron la utilización de mensajes de texto, correo electrónico y entradas de blog para dar a conocer las acciones de protesta. Pero el viejo boca a boca fue sin duda el medio más influyente utilizado para dar forma a la actividad de la oposición posterior a la elección.

A la vista está que si la recepción de los medios de comunicación requiere interpretación, los llamados nuevos medios de comunicación social (como las redes sociales) aún más. Sin embargo, esta construcción de sentido a partir de la situación hermenéutica debería ser consciente en la búsqueda de la verdad gadameriana. En este caso, la verdad aparente de los mensajes quizás no distara demasiado de la realidad que trataban de describir. Pero la intencionalidad fue una muy distinta a la que interpretamos en Occidente. Ser receptores activos en la contextualización de los mensajes quizá deba partir de un precepto anterior: ser conscientes de nuestro contexto e indagar más allá de la verdad aparente que subyace del texto.

En septiembre de 2010, la televisión estatal iraní informó de que Facebook y Twitter eran los enemigos ocultos del país (“Country ́s hidden enemies”), usados por los servicios de inteligencia occidentales para reclutar nuevos miembros y recopilar información. Según diversas fuentes, el plan del gobierno sería contratar a piratas informáticos para servir a sus intereses.12 Otro ejemplo más – ahora desde el lado opuesto – de cómo se deberá aplicar una hermenéutica consciente en la futuras interpretaciones de mensajes que lleguen desde Irán a través de estas redes sociales.

 

Conclusiones

 

A partir de casos como la Twitter Revolución iraní, y de fundamentaciones teórico – metodológicas como la hermenéutica, se ve la necesidad de redefinir la ya vieja noción de opinión pública a la luz de las TCI.

La interactividad, consecuencia de la digitalización, incrementa el poder de los usuarios, alcanzando niveles jamás obtenidos en las etapas anteriores del desarrollo de los medios y del consumo de la cultura (Jenkins, 2008: 57). Sin embargo, construir conocimiento recogiendo enfoques y miradas diversas que ayuden a comprender la complejidad y la interrelación de los fenómenos no será  posible sin el cuestionamiento de los procesos comunicativos surgidos en la Sociedad Red.

Como sostienen Tubella y Alberich (2011), frente al carácter cerrado, estable y mayoritariamente limitado de los contenidos en los medios de comunicación tradicionales, la acción comunicativa a través de los nuevos medios de comunicación digitales ofrece contenidos típicamente flexibles, inestables e incluso ilimitados, lo que provoca así un desplazamiento de modelos comunes anteriores y la necesidad de estudio y prospección de nuevas pautas para su necesaria comprensión crítica y pedagógica13.

 

 

Bibliografía

 

AA.VV. Irán, 30º aniversario de la revolución. Culturas. Revista de Análisis y Debate sobre Oriente Próximo y el Mediterráneo, nº 3. Enero 2009. Fundación Tres Culturas. Sevilla.

AA.VV. Irán por dentro. Vanguardia Dossier nº 24. Julio/Septiembre 2007. Barcelona.

CASTELLS, Manuel. (2009 – 2011) Comunicación y poder. Alianza Editorial.

JENKINS, Henry. (2008). Convergence culture. La cultura de la convergencia de los medios de comunicación. Barcelona, Paidós Comunicación, 2008.

LYOTARD, Jean-François: La condición postmoderna. Madrid, Cátedra, 1986.

THOMPSON, J. B. (1998 – 2010). Los media y la modernidad. Barcelona, Paidós Comunicación.

TUBELLA CASADEVALL, Inma y ALBERICH PASCUAL, Jordi (2011). Los Media en la sociedad de la información. Material docente de la UOC. Universitat Oberta de Catalunya.

VÁSQUEZ ROCCA, Adolfo, “La Posmodernidad; a 30 años de La Condición Postmoderna”, en Revista Almiar – Nº 51 – marzo/abril de 2010. Margen Cero – Madrid (2010).

VATTIMO, Gianni: La sociedad transparente. Barcelona, Paidós-ICE UAB, 1996.

 

 

Imagen9 de junio del 2009. Miles de iraníes vestidos de verde se reunieron en el centro de Teherán en apoyo al candidato reformista Hossein Mousavi. AP / Scanpix. 

  1. LYOTARD, Jean-François: La condición postmoderna. Madrid: Cátedra, 1986. Op. Cit. Pág 13.
  2. VÁSQUEZ ROCCA, Adolfo, “La Posmodernidad; a 30 años de La Condición Postmoderna”, en Revista Almiar – Nº 51 – marzo/abril de 2010. Margen Cero – Madrid (2010). (Consulta 20 de abril de 2014)
  3. LYOTARD, Jean-François: La condición postmoderna. Madrid: Cátedra, 1986. Op. Cit. Pág. 24.
  4. LYOTARD, Jean-François: La condición postmoderna. Madrid: Cátedra, 1986. Op. Cit. Pág. 37.
  5. CASTELLS, M. “Comunicación, poder y contrapoder en la sociedad red. Los medios y la política”. Telos, No. 74, enero-marzo. 2008. (Consulta 10 de octubre de 2011)
  6. Reporteros sin Fronteras. Irán. Mahmud Ahmadineyad, Presidente de la República. (Consultado el 21 de abril de 2014).
  7. Fuente: Wikipedia. Anexo: Países por número de usuarios/as de internet. (Consultado el 20 de abril de 2014).
  8. MARTÍN, Javier (2009). Jóvenes. La Revolución Cibernética. Irán. 30 aniversario de la revolución’. Revista de Análisis y Debate sobre Oriente Próximo y el Mediterráneo, nº 3. Enero de 20009. Fundación Tres Culturas. Sevilla.
  9. Ayudemos a Irán. Haz Tu Avatar de Twitter Verde en Seowicked.com. (Consultado el 20 de abril de 2014).
  10. MUSGROVE, Mike (2009) Twitter is a player in Iran’s drama’. Washington Post. 17 de junio de 2009. Consultado el 20 de abril de 2014.
  11. ESFANDIARI, Golnaz The Twitter DevolutionWashington Post. 7 de junio de 2010.  Consultado el 21 de octubre de 2011.
  12. Reporteros sin Fronteras. Informe Internet 2011. Consultado el 20 de abril de 2014.
  13. TUBELLA CASADEVAL, Inma y ALBERICH PASCUAL, Jordi (2011). Los Media en la sociedad de la información. Material docente de la UOC. Universitat Oberta de Catalunya
The following two tabs change content below.
Andrea Aisa Vega

Andrea Aisa Vega

Co-fundadora
Educomunicadora y consultora de comunicación digital para el Tercer Sector. Investigadora independiente en cultura audiovisual digital. Diseño proyectos digitales relacionados con nuevas pedagogías de la visión en la Sociedad Red.
Andrea Aisa Vega

Latest posts by Andrea Aisa Vega (see all)

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *