La sociedad red y los derechos humanos
Imagen digital en verde

La globalización rompe fronteras y crea escenarios trasnacionales en la economía, la ciencia y la política. Desde finales del siglo XX la revolución de las telecomunicaciones, y en ella Internet, ha generado nuevas formas de actividad productiva y ha transformado trabajos y servicios. Los intercambios económicos se han acelerado a través de redes digitales, al mismo tiempo que han emergido la privatización y la liberalización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). En el centro de este modelo tecnológico, la industria de las telecomunicaciones determina el desarrollo y la acumulación económica. En consecuencia, asistimos al crecimiento de un juego de mercados, intereses, complicidades y beneficios. Que no es neutro, sino que favorece mucho más a unas pocas personas, grupos y conglomerados que a todos los seres humanos.

La sociedad de la información: posibilidades y riesgos

La sociedad de la información designa a una sociedad post-industrial en la que las TIC desempeñan un papel central. La suma de informaciones y conocimientos se configuran como el eje central de la economía y de una sociedad que se apoya en la información. Nada de lo que ocurre en la sociedad digital deja de suceder en la sociedad formal. La revolución de las TIC y las TAC (Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento1) nos aportan la posibilidad de interactuar globalmente, en una nueva dimensión del espacio, sin límites ni barreras, aunque no excluye el escenario local, y del tiempo, prácticamente instantáneo. Asimismo, deja a nuestra voluntad elegir dónde acercarnos e incidimos con nuestras opiniones; con quienes relacionarnos y qué compartimos. Esta interacción entre diferentes sociedades, culturas,  personas y también distintos procesos socio-tecnológicos también preserva la noción de diversidad.

Cada una de las acciones que realizamos en la navegación por Internet puede tener su techo de cristal. Los riesgos existen: fragmentación del pensamiento; desorientación; nuevos medios de censura y bloqueo de informaciones; supervisión y control social; injerencias en la privacidad y acoso; pérdida de la intimidad; monopolio de la propiedad y gestión de la información (copyright, licencias, acuerdos comerciales, medidas técnicas de protección); fomento de su utilización superficial y no comprometida…)

Las ventajas que permiten las TIC no alcanzan a todas las poblaciones debido a la falta de medios tecnológicos e infraestructuras; costes elevados; eliminación de políticas públicas para el desarrollo de las TIC; escasa educación y la cualificación necesaria (media literacies).

Campaña "Dictadores” de International Society for Human Rights (ISHR) por la libertad de Internet como arma de defensa de los Derechos Humanos.

Campaña “Dictadores” de International Society for Human Rights (ISHR) por la libertad de Internet como arma de defensa de los Derechos Humanos.

Con la excusa de la seguridad, muchos estados temen la creación de espacios de libertad en la red que no puede controlar y en caso de movilizaciones sociales deciden desconectar todo un país de Internet (Egipto, Siria…). China censura palabras clave concretas y temas políticamente conflictivos. Activistas de derechos humanos han sido encarcelados en muchos países.  En otros casos, el control es más sutil, con gobiernos que controlan y confunden en los entornos ciudadanos creados en Facebook o intentos como la Ley Sinde – Wert en España; la reacción del gobierno estadounidense ante Wikileaks, la ‘Ley Sarkozy’…

En la utilización de las TIC y las TAC existe un abismo que separa a las personas, países y comunidades. Es la brecha digital. Significa que existen diferencias de acceso a las tecnologías informáticas y de capacitación para utilizarlas La brecha de acceso está marcada por las desigualdades entre personas y países enriquecidos y empobrecidos; entre las zonas urbanas y las rurales y entre hombres y mujeres. Las ventajas que permiten las TIC no alcanzan a todas las poblaciones debido a la falta de medios tecnológicos e infraestructuras; costes elevados; eliminación de políticas públicas para el desarrollo de las TIC; escasa educación y la cualificación necesaria (media literacies).

Según Internet World Stats el acceso a Internet señala claras diferencias en las distintas regiones del mundo:

  • Asia: 27,5%
  • Europa: 63,2%
  • América del Norte: 78,6%
  • América Latina/Caribe: 42,9%
  • África: 15,6%
  • Oriente Medio: 29,8%
  • Australia/Oceanía: 67,6%

De las 2.405.518.376 millones de personas internautas conectadas, casi el 63% vive en los países industrializados, donde reside el 15% de la población mundial.

A esta diferencia regional en el acceso a Internet y a las posibilidades de desarrollo que ofrece, se suma otra brecha digital, la de género. España no es una excepción. Aunque la brecha digital de género se ha reducido del 22 al 11% aún se mantiene una diferencia en el uso de Internet entre un 64% de hombres que lo usan a diario frente a un 57% de mujeres. La brecha se amplía al analizar el nivel de complejidad en el uso de las aplicaciones: cuanto más específicas, menos populares y de mayor habilidad técnica, el porcentaje de personas usuarias mujeres desciende significativamente (por ejemplo, la diferencia de conexión a través del móvil es del 50%)2.

 

Sociedades del conocimiento y derechos humanos

Mapa internacional conectado

Porque afectan a la vida diaria de las relaciones sociales, culturales, económicas y políticas en el seno de una comunidad, es imprescindible situar la sociedad de la información y las TIC en el respeto y salvaguardia de los derechos humanos, que también tienen una concepción universal y nos proporcionan el marco ético para ser y actuar e impedir nuevas formas de exclusión social.

La circulación abierta de informaciones e ideas abre nuevas posibilidades de expresión, debate, movilización y posibilidades emancipadoras. De esta manera, relacionar ciudadanía y redes digitales también nos permite redefinir libertades civiles, individuales y colectivas; gobernabilidad política democrática; pacificación; cooperación económica sin depredación medioambiental y relaciones interculturales… en las que se superen las desigualdades entre hombres y mujeres.

La UNESCO considera que la tecnología digital no debe ser sólo un factor económico. Subraya que el concepto sociedades del conocimiento supera la sociedad de la información, ya que apunta a transformaciones sociales, culturales y económicas más justas y equitativas. Quizá una utopía hacia la que caminar en este nuevo ecosistema. Los pilares de las sociedades del conocimiento serían el acceso a la información para todo el mundo; la libertad de expresión, la participación y la diversidad lingüística.

Relacionar ciudadanía y redes digitales también nos permite redefinir libertades civiles, individuales y colectivas; gobernabilidad política democrática; pacificación; cooperación económica sin depredación medioambiental y relaciones interculturales… en las que se superen las desigualdades entre hombres y mujeres.

Manuel Castells afirma que “sobre la base de un nuevo paradigma tecnológico (el informacionalismo), ha surgido una nueva estructura social”  y la nombra como una “sociedad informacional”. Para Gorz “la suma de contenidos formales más las experiencias prácticas convertidas en evidencias intuitivas y hábitos” definen a la sociedad del conocimiento, mejor como “sociedad de la inteligencia”.

Las TIC son un desafío y una oportunidad para universalizar y democratizar el conocimiento; relacionarse con culturas diferentes y revitalizar la política. Cada persona debe tener por sí misma la libertad y la capacidad de crear, intervenir, difundir, compartir. Más todavía, las TIC posibilitan que personas en solitario y en grupo; instituciones y colectivos sociales se apropien libre, crítica y selectivamente de la información y su aplicación tecnológica.

Como escribe Diana González en ‘Ciudadanía Digital. Sobre el Encuentro CIDER’:

  • La apertura a Internet es una oportunidad para escuchar para todos los entes sociales.
  • La Red es un altavoz de lo que sucede en la calle… es un cambio de dimensión y cobertura; pero el hecho es real, físico y la importancia de las acciones en la Internet es su repercusión off – line.
  • Las TIC facilitan el almacenamiento, ordenación y transmisión del conocimiento. Ha de estar dispuesto a favor de la ciudadanía y debe difundirse a través de modelos y lenguajes “entendibles” por todas las personas de la sociedad, usuarios y no usuarios.”

En las redes sociales, la  comunicación en Internet es un bien individual y común, sin obstáculos para la creación en una obra abierta, como implica la promoción del software libre. La propiedad intelectual y libre no se puede dejar solo a la responsabilidad de las organizaciones técnicas y comerciales.

En junio de 2011 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el acceso a Internet como un derecho humano: “La única y cambiante naturaleza de Internet no sólo permite a los individuos ejercer su derecho de opinión y expresión, sino que también forma parte de sus derechos humanos”. Antes, las cumbre de Ginebra (2003) y Túnez (noviembre 2005) habían mencionado opiniones similares.

 La tecnología es utilizada como una herramienta de apoyo para las personas que defienden los derechos humanos. En la actualidad, un número cada vez mayor de colectivos de sociedades civiles de todo el mundo se dedican a promover campañas  políticas para la defensa de las normas de los derechos humanos en un contexto digital. Una de las mayores redes de esos grupos es la Global Internet Liberty Campaign (Campaña Mundial por la Libertad de Internet) .

Aymen Amri, de la asociación HackerScop, presentó en la asamblea preparatoria para el próximo Foro Social Mundial de Túnez el documento “Software libre-Ciudadano/a libre y Ciudadanía en la Era Digital”. En él indica varios componentes esenciales para potenciar la ciudadanía digital:

  • “Las TIC tienen una capacidad de descentralización de la circulación de los mensajes y democratizan la participación.
  • Compartir la información y el saber es un bien influyente y positivo.
  • La red social tiene una ética horizontal, de trabajo cooperativo – con diferentes funciones – que no maximizan los beneficios económicos, sino que reflejan los valores comunitarios de libertad, igualdad de acceso y solidaridad.
  • La ciudadanía digital integra a una persona que no es consumidora, sino protagonista digital.”

 

Con su dimensión horizontal y global, las redes digitales actúan en favor de la ciudadanía, porque distribuyen información y pueden incorporar cuestiones y reivindicaciones en la agenda pública y exigir transparencia y rendición de cuentas a las empresas, las autoridades y la administración. Es suficiente colocar una opinión, aviso o reclamación en la malla digital para que se extienda sin límites y se enlace internacionalmente con personas y organizaciones de derechos humanos,  a pesar de las trabas que se pongan.

Nuestra participación en esta sociedad red vendrá determinada por principios y valores que nos deben impulsar a transformarla en un espacio de dignidad, libertad e igualdad, en el que encuentre acomodo la participación democrática y compartir sea la forma natural de relacionarnos.

  1. Término acuñado por Dolors Reig.
  2.  Para más información se puede consultar la Prezi ‘Brecha Digital de Género. El Género y las TIC’ de Andrea Aisa
The following two tabs change content below.
REDO

REDO

Espacio REDO es un grupo de trabajo especializado en el análisis, formación e intercambio sobre el mundo global, en el que la cultura de los medios digitales es un elemento central de la sociedad red. Integramos los derechos humanos como principio y valor universal de interpretación de la realidad individual y social. En nuestras iniciativas educativas y culturales interaccionan información, tecnología y conocimiento. Proponemos cursos, talleres, guías, proyecciones, debates, experiencias… que aportan y utilizan herramientas como la cultura audiovisual y las TIC para configurar una mirada crítica a todas las pantallas que desvelan el mundo.

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *